mans

mans

dijous, 11 d’abril de 2013

LOS VAMPIROS EMOCIONALES (VE)

¿En alguna ocasión, y concretamente, después de haber estado con alguien, habéis sentido un enorme cansancio y una sensación de pesadez y enturbiamiento mental?

Hay personas que son capaces de absorber nuestra energía, a través de la vía emocional, hasta tal punto que nos causan una fatiga extraña y una anergia que no puede explicarse por ninguna razón consciente. 

Bienvenidos al mundo de los vampiros emocionales o energéticos. 



Y este tipo de personas pueden estar a nuestro alrededor y en cualquiera de las áreas vitales de nuestra vida familiar, de pareja, social, profesional, ….

En muchas ocasiones no somos capaces de detectarlos de forma consciente, con lo que entonces permitimos que se alimenten de nuestra afectividad y de nuestras emociones sin hacer nada por evitarlo, pudiendo llegar a ser nefastos para nuestro desarrollo emocional personal. 
En ese sentido son casi “saprófitos”, evidentemente a nivel energético. De ahí la resaca emocional resultante que notamos después del contacto con este tipo de personas. Nos encontramos ante los vampiros emocionales (VE)



Como cualquier otro tipo de depredador, el VE necesita acercarse a nosotros con cautela, mostrando su aspecto más idóneo y encantador, seduciéndonos con su trato afable, comprensivo, amable y exquisito. 
De ello dependerá su objetivo: conseguir llamar nuestra atención y que nos sintamos agradablemente cómodos con su presencia.

Nos alagará, nos apoyará y nos mostrará su aparente estar de acuerdo con lo que pensamos o decimos. 
Esperará pacientemente a convencernos de que está a nuestro lado y que podemos contar con él. Intentará complacernos en todo lo posible, hasta el punto de generarnos casi un estado de dependencia afectiva con él. 
Sin darnos cuenta, nos empezaremos a dejar esclavizar.

Aquí empieza la labor destructiva hacia nosotros. 
Mientras podamos ofrecerle atención y afecto, seguirá alimentándose, y generando en nosotros sentimientos de culpa para que sigamos dándole toda nuestra atención.

Solo acabará cuando ya no tengamos fuerza para continuar. 

Se produce entonces la ruptura, y el VE busca una nueva víctima. 

El ciclo continua de nuevo, y así, una y otra vez.

La gente más afectuosa, prosocial, sociable y afectiva, son sus principales fuentes de alimentación.

Cuidado si sois muy emocionales e impresionables, y tenéis un gran deseo de ayudar y complacer a los demás en todo lo posible. Sois las víctimas prioritarias para estos VE. 




El Dr. Albert J. Bernstein, psicólogo clínico y periodista, en su libro “Vampiros Emocionales” enseña a la gente cómo hacer frente a situaciones difíciles y temibles, con ingenio, sabiduría, gracia y generosas dosis de humor. Vive en Portland, Oregón, EUA.

Da una serie de pautas y explicaciones con sumo detalle, las cuales, y en resumen, creo muy aclaratorias para entender como son y cómo viven. Entre otras:

- Se rigen por reglas diferentes. No son justos pero sí consistentes. Sus necesidades son las más importantes.

- Si coincidimos en necesidades, todo va bien. En caso contrario, se produce el conflicto.

- Las reglas son para los demás, no para ellos. Anárquicos en su forma de funcionar.

- Jamás cometen errores, nunca se equivocan ni tienen la culpa. Son los demás los que se aprovechan de ellos.

- Son impacientes e intolerantes. No esperan. Lo que quieren, tiene que ser en el momento.

- Son explosivos y emocionalmente manipuladores si no consiguen lo que quieren.

- Utilizan a los demás para satisfacer cualquier necesidad que tengan en ese momento. Carecen de escrúpulos y no les importa lo que sienten los demás al respecto (empatía cero).


Por último, A. J. Berstein, los clasifica en 5 grupos principales: 

1. ANTISOCIALES. Son adictos a la EXCITACIÓN. Lo único que buscan en la vida es pasárselo bien, un poco de acción y una gratificación inmediata de todos sus deseos.
La gente los acepta con facilidad y rapidez, y con igual rapidez queda cautivada por ellos. Aparte de la diversión momentánea, poco más tienen que dar.
a) Los Intrépidos: son fantásticos para detectar a personas a las que les vendría bien un poco de DIVERSIÓN, en particular la diversión que se rebela contra la autoridad. Llevan a la práctica la "fantasía adolescente".
b) Los Engañosos (Vendedores de coches usados) : no es que se dediquen a mentir por amor al arte, sino que desean tanto las cosas que quieren que no les importa MENTIR para obtenerlas. Para sus presas la distinción carece de importancia.
Vosotros lo tenéis, ellos lo quieren, y mentirán, engañarán o robarán satisfechos para conseguirlo.
c) Los Bravucones: están enganchados a la emoción. La droga de su elección es la FURIA. La ira los transporta a una realidad alternativa simple y violenta, en la que sobrevive el más fuerte.
En sus mentes, los fuertes son ellos. Les gusta el poder, pero no lo entienden. Ninguna cantidad de poder real puede compararse a la emoción bruta de la confrontación y del dulce e intenso olor del miedo.



2. HISTRIÓNICOS. Viven para conseguir atención y aprobación. Histriónico significa TEATRAL. Todo lo que veis no es más que un espectáculo, y bajo ningún concepto es lo que recibiréis.
Son expertos en ocultarse sus propias motivaciones. Creen que jamás hacen algo inaceptable, como cometer errores o albergar malos pensamientos hacia alguien. Solo son personas agradables que quieren ayudar. Si cuestionáis eso, lo más probable es que sufráis. Es asombroso el daño que pueden causar las personas agradables.
Lo que hay que entender es que su conducta va más dirigida a engañarse a sí mismos que a engañaros a vosotros.
a) Los Actorcetes: harán cualquier cosa por llamar la ATENCIÓN. Tratan de conseguir la máxima atención posible, y poco les importa que sea positiva o negativa. Hacer que se fijen en uno es un deporte competitivo, y los vampiros Actorcetes son los verdaderos profesionales. Algunos han descubierto que si son lo bastante descarados pueden obtener el doble de atención, tanto de la gente que los odia como de la que los adora.
b) Los Pasivo-Agresivos: anhelan la APROBACIÓN. Siempre están haciendo lo que se supone que deben hacer, pensando lo que se supone que tienen que pensar y sintiendo lo que se supone que deben sentir.
Puede que os preguntéis como unas personas tan agradables pueden crearle problemas a alguien. La respuesta es sencilla: Lo que no sepan no os puede hacer daño.
Se han creado un papel para sí mismos. En sus mentes son buenos niños: ansiosos por complacer y siempre dispuestos a hacer más de lo que les corresponde. Sencillamente, no ven nada en sí mismos que consideren inapropiado o que no se pueda amar. Eso es lo que los hace peligrosos.



3. NARCISISTAS. Quieren vivir sus fantasías GRANDIOSAS de ser las personas más inteligentes, con más talento y las mejores del mundo. No radica tanto en que se consideren a sí mismos mejores que otros, sino que no piensan nada en los demás. Sin importar lo que digan, rara vez, hacen algo que no sea por motivos egoístas.
a) Los Leyenda: Los narcisistas que no pueden convertir sus grandiosos éxitos en realidad, pueden convertir su realidad en sueño. Llegan a ser leyendas ante sus propios ojos. Pueden confundir entre lo que no les gusta y lo que no es importante. Crean REALIDADES ALTERNATIVAS que apartan a la gente poderosa y atraen a los débiles. Son desconsiderados. Son famosos por comenzar proyectos que nunca terminan, porque nunca completan las partes difíciles. La causa por la que no triunfan es porque no pueden hacer cosas que no quieren.
b) Los Superestrella : Creen en lo más profundo de su alma, que son las personas más IMPORTANTES de la Tierra... Si deseáis decirles que no son tan grandes como se creen, marcharos rápidamente porque os destruirán.
Estos narcisistas saben cómo trabajar y cómo vender. Cada uno de ellos tiene una colección de trofeos. El lugar más peligroso en el que os podéis encontrar es entre un Narcisista y su próximo trofeo.
Los superestrellas aman los juguetes caros. Ellos van a conseguir lo que quieren, tanto si formáis parte de ello o no. Participad.
Raramente son líderes queridos, ya que casi nunca resisten la tentación de hacer notar a los insignificantes lo pequeños que son. Son más respetados que queridos.
No entréis en su mundo a menos que sepáis salir de él. Existe el peligro que os volváis como ellos. Muchos se han perdido.
Utilizan su poder para asustar a la gente.

4. OBSESIVO-COMPULSIVOS. Son adictos a la SEGURIDAD, que creen que pueden conseguir mediante una atención escrupulosa al detalle y al control completo sobre "todo". No disfrutan haciendo daño a los demás, pero lo harán si vuestros actos amenazan su sentido del control. No es su intención vengarse, pero se sienten impedidos a manifestar su opinión. Están obsesionados por el control.
Parecen muy suaves. Os cautivan con sus habilidades y credibilidad. Sólo cuando cometáis un error os dais cuenta de lo viciosos que pueden llegar a ser. Os consumen al negaros su aprobación, sustituyéndola por pequeñas críticas y comentarios fuera de lugar acerca del error de vuestras acciones. No importa lo duro que hayáis trabajado, o del cuidado que hayáis tenido en seguir las reglas, no será suficiente. Llevan consigo una gran cantidad de resentimiento.
Tratan de haceros creer de que su furia es loable, ya que está al servicio de la bondad y la luz. No os dejéis engañar, bajo todo ello los Obsesivos-Compulsivos son abusones.
a) Los Perfeccionistas: tratan de CONTROLAR vuestras acciones, lo que hacéis y cómo lo hacéis. El perfeccionismo es un vicio enmascarado de virtud. Ellos no tienen ni idea del dolor que suponen para la gente que los rodea. No es que no se preocupen por lo que sienten los demás : simplemente se distraen tras los pequeños detalles. Nunca hacen las cosas de forma espontánea, excepto quizá percatarse de las faltas.
Los Perfeccionistas normalmente cumplen las reglas, les guste o no. Son fáciles de reconocer: no pasa mucho tiempo sin sentirse ofendidos por algo.
b) Los Puritanos: tratan de CONTROLAR vuestra alma. Pretender hacer el mundo seguro a través de la verdad, la justicia y el amor y utilizan la censura, el castigo y la crueldad. Son una mezcla de contradicciones. Convierten vuestra vida en un infierno con la intención de llevaros al cielo.
¿Por qué los Puritanos son tan mezquinos? Porque no comprenden que la virtud es la única recompensa. Esperan que algún poder superior enaltezca a los santos y castigue a los pecadores. Creen en los castigos y la censura. No entienden que el castigo es una estrategia terrible para mejorar el comportamiento de los demás.
Se reconocen porque se os acercaran y os dirán algo de lo que estáis haciendo que está mal.
Tanto los Perfeccionistas como los Puritanos disfrutan en secreto cuando causan pesar, porque se han hipnotizado a sí mismos y creen que lo que hacen es por vuestro propio bien.



5. PARANOICOS. Su objetivo es conocer la VERDAD y desterrar toda ambigüedad de sus vidas.
Miran debajo de la superficie de las cosas en busca de significados ocultos y realidades más profundas.
Los Paranoicos creen en lo que dicen . Si tenéis algo que ocultar, un vampiro Paranoico lo encontrará. La única protección que tenéis es manifestar la verdad clara y sin adornos. Pueden rasgar un corazón y romperlo en pedazos, sobre todo cuando pertenece a alguien cercano a ellos, cuyo único crimen es ser humano. Muy raramente perdonan.
Os protegerán, mimarán y hasta pueden iluminar vuestras vidas. Todo lo que desean a cambio es una lealtad absoluta. Sin regateos; con ellos es todo o nada. Para algunas personas son lo mejor de su vida. Para otras no conducen a nada.
Cuando la gente se acopla, ellos son felices, amorosos y generosos. La existencia paranoica es una traición imaginada detrás de otra. Si perciben traición, atacarán con tanta rapidez que nunca sabréis qué os dió y por qué.
a) Visionarios: No dejéis que la fuerza de su convicción para persuadir pueda ignorar los hechos. Buena parte de las ideas que se oyen a diario son producto del pensamiento paranoico. Algunas IDEAS paranoicas son novedosas, útiles y rentables. El truco es saber la diferencia.
b) Monstruos de Ojos verdes: la LEALTAD lo es todo para ellos, tan importante, que simplemente no pueden aceptarla sobre la base de la fe. La hurgan, pinchan y a menudo la cuestionan a muerte. Dan lugar a los celos paranoicos.

Para finalizar, nos sugiere unos trucos recordatorios para defendernos con ciertas garantías:

- Vosotros tenéis el control y NO necesariamente los VE.
Pretenden convenceros de que no existen otras opciones más que someterse a ellos.
RECORDAD: Siempre existen otras opciones, alternativas diferentes (como por ejemplo marcharse).

- La fuerza proviene de la conexión.
Utilizan la sugestión para alejaros de la gente en quien confiáis y os convencen de cambiar las normas por las que os regís.
RECORDAD: Guardar herméticamente vuestros valores y seguid creyendo en vuestros viejos amigos.

- Seguridad significa enfrentaros a vuestros miedos.
Los VE utilizan el miedo y la confusión para controlaros.
RECORDAD: No huyáis asustados. Dad la vuelta. Cuando tratáis con vampiros, la elección que parece más aterradora es normalmente la correcta.

Aunque la época “Van Helsing” haya terminado, no menospreciemos el daño emocional (que no físico) que pueden acarrearnos los VE actuales.